¿Peajes urbanos en Bogotá? A favor: Emel Rojas - En contra: Mateo Hoyos

PEAJES EN VIAS DE BOGOTÁ

A FAVOR

Emel Rojas Castillo

Los peajes Urbanos por historia, han sido creados por la gran congestión vehicular que se presenta en las ciudades y para dar solución a la sostenibilidad de las nuevas vías en el tiempo, estas, se tienen que generar como parte de la estrategia de movilidad de una ciudad, y tomando el ejemplo de las grandes capitales del mundo como lo es Nueva York, para acceder o salir de la Isla de Manhattan sea por túneles o puentes, ha logrado bajar la congestión que se presentaba y además hace sostenible las vías a través del cobro de peajes, que en algunos casos pueden parecer onerosos pero logran su acometido.

Por un lado en Bogotá el caos vehicular es evidente, y por el otro, el bolsillo de los bogotanos no puede pagar más impuestos.

Los peajes de congestión para el Distrito Capital surgen como una buena alternativa para la construcción y sostenimiento en el tiempo de las nuevas vías que se pretenden construir a lo largo de la ciudad y que puedan coadyuvar en la mejora de vías existentes, es así como la propuesta del Alcalde Mayor para construir algunas vías como lo son:

*la Avenida Longitudinal del Occidente (ALO) la cual dará su mejor alcance al parque automotor pesado que circula por toda la ciudad en sentido Norte-Sur;

*Un nuevo túnel que se construirá para la vía a la Calera y que ayudará a descongestionar esta vía, que en los últimos años ha visto su crecimiento vehicular de manera ostensible;

* La reconstrucción de la Autopista al Norte, la cual tendrá que generar nuevos puentes sobre los humedales de Torca y Guaymaral y que contará con nuevos carriles de aceleramiento, ciclo rutas etc. Esta vía propondrá que los Bogotanos que gustan de salir a departir y algunos de los que viven en los municipios vecinos lo puedan hacer, mejorando su tiempo de ida y vuelta al Distrito capital;

* La Calle 13 que desde la calle 68 hasta la salida hacia Mosquera y Madrid, presenta uno de los niveles mayores de congestión, y de accidentes dramáticos en la Ciudad, pueda ser reconstruida y mejorada, para prestar un servicio excelente a gran parte de los capitalinos que han escogido vivir no solo en la localidad de Fontibón, sino en estos municipios vecinos.

*La vía al llano, que en los últimos años y al existir una gran mejora en la autopista desde el túnel y hasta la ciudad de Villavicencio, aumentó su caudal vehicular considerablemente, siendo la salida más importante del país hacia la región de los llanos Orientales, donde se genera una interacción realmente alta de comercio de productos y movilización de los bogotanos, llaneros y de los nacionales que quieren acceder a este territorio productor.

*La Avenida Boyacá, presenta uno de los deterioros más importantes en toda la ciudad, donde se ejecutan reparcheos continuos y acciones de mantenimiento, por el alto flujo vehicular tanto pesado como liviano.

El artículo 74 del plan de Desarrollo Acuerdo 645 de 2016, dice claramente que los peajes Urbanos solo podrán ser instalados, cuando las vías se financien con vinculación de capital privado, que sean de acceso a la ciudad y aquellas nuevas vías de circulación o de alta velocidad.

También protege claramente que, si se van a colocar en vías existentes, estas deberán mantener al menos un carril gratuito en cada sentido y en las nuevas rutas podrá dejarse uno o más carriles en cada sentido para ser gratuitos.

Lo anterior muestra que, aunque se hagan nuevas vías urbanas con peajes, el usurario podrá decidir si paga el peaje tomando uno de los carriles de aceleramiento o si lo prefiere se abstiene de pagar tomando uno lento, esto permite que el bolsillo de los Bogotanos no sea afectado, pero puede hacer uso de una buena vía en excelente estado.

Dentro de esta iniciativa, la Alcaldía debe contemplar un buen arreglo con los privados que permita generar dividendos, los cuales se deben utilizar para el mantenimiento y construcción de vías de la malla vial arterial y local del Distrito Capital, beneficiando así a todos los Bogotanos.

 

Peajes: nuevo capítulo del fracaso de Peñalosa en movilidad

EN CONTRA

Mateo Hoyos López

Los peajes se han vuelto un martirio muy conocido de todos los colombianos. Es bien conocido el caso de Arley Gómez, el metense que en enero de este año se negó a pagar un peaje y se volvió viral en las redes sociales. Su razón era que pagaba dos veces por semana un peaje por el cual se haría una doble calzada que ni siquiera empezaba. También son conocidos los abusos en materia de tarifas y las condiciones inicuas con que concesionarios se apropian de estas rentas por más de 20 años, a costillas de los ciudadanos.


Peñalosa, aunque parezca imposible, planea empeorar este martirio para los bogotanos. ¡El Alcalde ahora pondrá peajes en vías urbanas ya pagadas! En la práctica lo que se impone con esta decisión es un nuevo tributo para los bogotanos y uno sumamente regresivo. En primer lugar, todos los usuarios, sean del estrato que sean, bien sea que tengan salario o rentas de capital, tendrán que pagar la misma tarifa. Es decir, el que más tiene paga una porción más baja de sus ingresos que lo que pagan los que menos tienen. Y tampoco es cierto que como lo pagan usuarios de vehículos particulares lo hagan los más opulentos. Falso de toda falsedad. Está demostrado que cada vez son más las personas de clases populares que tienen un carro. El 80% de los viajes en vehículo particular en día hábil en Bogotá son de estratos 1, 2, 3 y 4. Ningunos magnates.
Los peajes ya no solo tendrán como objetivo esencial pagar las obras de infraestructura. Ahora también, basado en el manoseado concepto de externalidades, el flamante alcalde de los bogotanos afirma que con los peajes se desincentivará el uso del vehículo particular. Es una nueva medida de represión al uso del carro, mas no una que incentive otros modos de transporte como alternativas al vehículo.


En Bogotá está más que probado que estas medidas han fracasado. El pico y placa, por ejemplo, solo hizo que se disparara la compra de vehículos. De la misma manera, el pasaje del transporte público, manejado por un oligopolio, ha hecho que la compra de motos se haya disparado. En la práctica la gente prefiere la inseguridad de una moto o la comodidad de un vehículo antes que subirse a Transmilleno. Un estudio sobre los cobros por congestión demostró que los usuarios de vehículos prefieren pagar el cobro que bajarse del carro. Pasará lo mismo con los peajes. Mientras la ciudad no cuente con una red de metros pública, asequible y eficiente, el tráfico en Bogotá no mejorará.


Esta nueva iniciativa de Peñalosa, el “gerente”, es prueba fehaciente de su fracaso rotundo en materia de movilidad. La máxima peñalosista según la cual la movilidad se arreglaba en tan solo un mes resulto ser tan solo demagogia de campaña. Los peajes son una muestra de desespero del alcalde por mejorar la movilidad, pero sobre todo para cubrir su ambicioso Plan de Desarrollo, altamente desfinanciado. Este nuevo anuncio muestra que en materia de gestión y ejecución, el triunfo de Peñalosa en 2015 fue el triunfo del continuismo.

 

Pin It

Add comment


Security code
Refresh

BeckRTV.com