Ya son 2 años sin Juan Gabriel, el divo de Juárez. Especial

Ya son 2 años sin Juan Gabriel, el divo de Juárez. Especial

Alberto Aguilera Valadez (Parácuaro, Michoacán; 7 de enero de 1950-Santa Mónica, Estados Unidos; 28 de agosto de 2016), más conocido como Juan Gabriel, fue un cantautor, actor, compositor, músico, productor discográfico y filántropo mexicano​ conocido también con el apodo de «El divo de Juárez». Son notables sus contribuciones a la música popular en español en diferentes géneros como balada, ranchera, bolero, pop, música norteña, rumba flamenca, huapango, música chicana, salsa, son de mariachi, banda sinaloense, disco, big band y hasta canciones de cuna que escribió a cada uno de sus hijos. Fue el principal bastión de la música rlatinoamericana contemporánea en el último tercio del siglo XX hasta el momento de su muerte. Ha vendido más de 100 millones de discos como solista, productor musical.

Sus composiciones han sido traducidas a idiomas tan diversos como turco, alemán, francés, italiano, tagalo, griego, papiamento, portugués e inglés.


Era conocido también por realizar obras destinadas a ofrecer oportunidades de desarrollo a la niñez desafortunada no solo en México sino en otros países. Fue benefactor de más de un centenar de menores albergados en una escuela llamada «Semjase», creada por él en 1987 en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Juan Gabriel falleció a los 66 años el 28 de agosto de 2016 a causa de un infarto4​ en Santa Mónica, California, Estados Unidos, mientras desarrollaba su gira «México es todo».

Inicios como Juan Gabriel

Alberto ansiaba que la gente lo escuchara y conocieran las más de cien canciones que ya había compuesto. Así viajó, en 19688​ a Tijuana, Ensenada, Rosarito, incluso a Lake Elsinore, California, donde no tuvo éxito. Años más tarde, volvió a Tijuana para tener la oportunidad de trabajar en el bar Nic Teja, donde se encontró con San Sussie, una amiga argentina que conoció en Ciudad Juárez. En ese lugar conoció a José Alfredo Jiménez y a Alicia Juárez. Juntos vieron actuar a Grace Renat. Tiempo después regresó a Juárez, donde tuvo por fin la oportunidad de trabajar en el Bar Noa Noa, de David Bencuomo, quien le brindó su apoyo y le dio la oportunidad de cantar acompañado por Los Prisioneros del Ritmo, cantando canciones propias y de otros autores.

Juan Gabriel, que en aquel entonces usaba el nombre artístico de Adán Luna, se ganó el reconocimiento del público local. Viajó a la Ciudad de México, donde obtuvo la oportunidad de hacer coros para artistas como Angélica María, Leo Dan y Roberto Jordan dentro de la RCA. Estando en la disquera considerada la catedral del disco, se encontró nuevamente con José Alfredo Jiménez.

Regresó a Ciudad Juárez para trabajar una temporada en el Centro Nocturno Malibú, donde ganaba cada noche 20 dólares. Con la ayuda de la señora McCulley, quien financiaba sus viajes, regresó a la Ciudad de México. En esta ocasión, en búsqueda de una discográfica, fue acusado falsamente de robo y, debido a su edad, recluido en la Penitenciaria de Lecumberri. Desde ese lugar le escribía cartas a su madre. Después de 18 meses consiguió la libertad, ayudado por la cantante Enriqueta Jiménez, conocida como «La Prieta Linda», quién abogó por él ante el director del penal, quien accedió a una revisión de su caso. Al no haber pruebas fehacientes de su culpa, salió libre. Fue precisamente «La Prieta Linda» la primera artista que grabó un tema de la autoría de Alberto Aguilera, «Noche a noche».

Fue llevado ante el director de la RCA, quien lo escuchó y envió con los productores musicales Eduardo Magallanes y Enrique Okamura, quienes le hicieron las primeras pruebas y le extendieron su primer contrato profesional para iniciar la que sería su primera producción discográfica.

Su voz es de tenor ligero con facilidad para los agudos alcanzando el Do 5 o Do sobreagudo dentro, de su rango vocal. Asimismo facilidad para realizar el falseto, como se puede distinguir por ejemplo en la canción SIlencio porque Silencio.

Impacto en la cultura

La figura de Juan Gabriel y su fama suscitaron comentarios y críticas de toda índole. El escritor Carlos Monsiváis abordó en su obra Historias de pudor y liviandad el impacto de Juan Gabriel en la cultura mexicana. "Juan Gabriel mezcla la herencia de José Alfredo y el repertorio de conjuntos norteños como los Alegres de Terán, y produce en series polkas, redovas, rancheras. Las sinfonolas sobrevivientes se atestan, los mariachis enriquecen su repertorio, y los traileros sostienen su insomnio gracias a las capitulaciones y recapitulaciones que interpretan Lola Beltrán, Lucha Villa, Lupita D’Alessio, Rocío Dúrcal, La Prieta Linda, Beatriz Adriana”, escribió. En dicha obra Monsiváis comparó a Juan Gabriel con Salvador Novo, debido a los insultos homofóbicos que ambos padecieron. "A los dos, una sociedad los eligió para encumbrarlos a través del linchamiento verbal y la admiración. Las víctimas consagradas. Los marginados en el centro.”

Su origen popular y su persistencia por el éxito fueron destacadas, así como su empatía con las personas por las composición de canciones sobre temas comunes como el desamor, la ironía sobre ello, la falta de dinero o la migración a los Estados Unidos.

Igualmente innovó dentro del género del mariachi, componiendo canciones que trascendieron a los temas típicos del género, siendo un intérprete del mismo fuera del estereotipo machista que caracterizó a otros cantantes famosos del género, e incluso la transformación de la vestimenta tradicional del género en colores como el rosa.

Pin It

Add comment


Security code
Refresh

BeckRTV.com