LO LOGRAMOS: CAPTURA DE PALACINO Y EL MEGACARTEL DE SALUDCOOP, POR PABLO BUSTOS

Pablo Bustos S

Carlos Palacino fue finalmente privado de la libertad después de la estela de impunidad que le aseguraron sus pretores tanto en la Fiscalía General de la Nación como en el Congreso de la Republica, al tiempo que sus bastiones en la Contraloría General y las propia Superintendencia de Salud que por largo tiempo le sirvieron de escudero a quien estuviera al frente de la empresa criminal más grande y del genocidio con recursos públicos que hasta entonces hubiera conocido el país en materia de corrupción como lo demostramos en nuestro libro El Megacartel de la Salud: Palacino, Saludcoop y el Megacartel de la Saludcoop, publicado en 2015.

Como lo documentamos en dicho libro, fuimos denunciados por el entonces Fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, a través del abogado Jaime Lombana, por hacer aportado pruebas de como cuando aquel, tras renunciar a la Corte Constitucional para defender a Saludcoop y Palacino, recibió millonarios honorarios pagos junto con incluso sus impuestos de recursos públicos destinados exclusivamente a la atención en salud.

Fue la Contraloría General de Sandra Morelli la que enfrentó y desenmascaró el saqueo por más de $1.4 billones por parte de Palacino y su Megacartel, donde se produjo el desfalco más grande en la historia del país, lo que le costó la persecución por parte del defensor del cartel de Saludcoop convertido en Fiscal General, Eduardo Montealegre. La contraloría de Julio Cesar Turbay –cuyos hijos aparecieron con propiedades de Saludcoop en el suntuoso condominio recreacional de Villavarleria- y su vicecontralor se había dedicado a firmar los informes de auditoría que le entregaba elaborados Carlos Palacino. Palacino manejaba la Contraloría.

El Congreso de la Republica no fue la excepción, el caso del representante a la Cámara Holguer Díaz, es emblemático. El años anterior logramos que con demanda nuestra el Consejo de Estado le decretara la perdida de investidura o muerte política a quien como congresista le rendía cuentas y recibía pagos mensuales a Carlos Palacino, y tenía a su esposa como directora regional de Saludcoop en Santander, en claro conflicto de intereses, mientras que se decidían proyectos de reforma a la salud, en favor de Saludcoop.

Todo esto mientras Palacino y sus lugartenientes por años disfrutó de sus fortunas, bienes e inversiones en varios países del mundo, mientras morían centenares de pacientes por faltas de esos recursos públicos.

La justicia está tardando y al mismo tiempo llegando, la primera promesa del Fiscal Néstor Martínez fue la sanción del caso Saludcoop, y habían pasado varios años en silencio pese a nuestros reiterados reclamos. Palacino hoy en día es investigado por el saqueo de solo una pequeña parte y seguramente será condenado, esperamos lo sea de manera ejemplarizante.

Faltan los otros integrantes del Megacartel de Saludcoop por sancionar, pero lamentablemente la Procuraduría que durante Alejandro Ordoñez los sancionó, y que el hoy Procurador Carrillo, quien se halla cada vez más firme en el amparo del derecho fundamental a la salud, mientras su viceprocurador trivializa sus funciones por ejemplo al exigirle a la justicia, como gran cosa, que se ordene construir un hospital cinco estrellas en una cárcel de mujeres a una condenada a cadena perpetua, postrada en una cama, -Enilse López- cuando esos recursos mejor deberían aplicarse a los millones de enfermos pobres de este país. En fin, el problema de la salud del país no se soluciona persiguiendo presos y condenados y sus familias, y derrochando recursos públicos sino apresando a quienes injustamente están libres pese a ser los mayores responsables de los mas grandes casos de corrupción que hoy permanecen en la casi total impunidad como el de Saludcoop.

Juan Carlos Echeverry, exdirector de Ecopetrol y de Planeación Nacional- señalado en el caso de Reficar- , aparecía entre otros miembros del gobierno y connotadas figuras públicas como uno de los asesores de Saludcoop en el diseño del modelo de integración vertical, como muchas otras figuras públicas. El desfalco de Saludcoop vino seguido por el de Cafesalud y el fracaso previsible de Medimas, donde sea señalado hay fichas de Palacino, de por medio liquidadores, superintendentes y un grueso de políticos corruptos aun impunes en su mayoría...

El país debe avanzar en construir derroteros donde el derecho a la salud que es el derecho a la vida primen, y donde los órganos de control y de justicia, y se aplique la férula de la igualdad ante la ley sin miramientos y no como otro de las prolongaciones de las herramientas de quienes ostentan una suerte de poder mal habido, y sobre todo mal ejercido y entendido, cuya única contención es finalmente la participación ciudadana, donde confrontando este Megacartel de la Salud de Saludcoop y Carlos Palacino, como veedores en este gran saqueo le hemos cumplido al país, pese a que apenas este episodio e hito apenas empieza a esclarecerse en su dinámica penal.

Pin It

Add comment


Security code
Refresh

BeckRTV.com